26 Sep 2020

La conversión de san Pablo (7ª de 12) Comentario

Comentario de Hechos 9,1-9 (continuación)

Pablo se pone en camino; se supone que iba acompañado, pero a Lucas todavía no le interesa mencionarlo. Está cerca de Damasco, es decir, a punto de conseguir el objetivo que él mismo se ha marcado, pero algo le sucede «de repente», un «resplandor del cielo» y una «voz». El autor no se inventa todas las palabras, las aprovecha de otros relatos que hay en el Antiguo Testamento. Pero lo hace a propósito, está diciendo: el mismo Dios que se manifestó antiguamente, el mismo Dios que Pablo cree estar obedeciendo, el mismo Dios que le dio la ley a Moisés, es el que se está presentando aquí ante Pablo.
En las escrituras judías encontramos que Dios se manifiesta a veces con un resplandor y con una voz que vienen del cielo. En aquella época sabían muy bien que se trata de imágenes simbólicas para decir algo muy importante: ¡Atención, Dios te está hablando, hazle caso!
Todo esto le sucede a Pablo cuando iba hacia su destino. Pablo no estaba parado. Esto simboliza el camino de la vida; es decir, Dios se aparece en la vida concreta, en la que vivimos cada uno. Se aparece de repente, de la forma que menos lo esperamos. No espera que vayamos a buscarlo en lugares escondidos, él mismo ha decidido ir a nuestro encuentro.

(Todas las entradas de este tema AQUÍ)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.