26 Sep 2020

Lunes santo (Juan 12,1-11)

El evangelio nos ofrece la escena de la unción de Jesús en Betania. Marta sirviendo, ¡cómo no!, Lázaro comiendo con Jesús y María despilfarrando el perfume.
Judas expresa lo que muchos de nosotros pensamos: Menudo desperdicio, ¡con la de necesidades que hay en el mundo! Contrastan las actitudes, las vivencias interiores ante la presencia de Jesús.

Juan 12,1-11:
Seis días antes de la Pascua fue Jesús a Betania, donde vivía Lázaro, a quien había resucitado. Allí hicieron una cena en honor de Jesús. Marta servía, y Lázaro era uno de los que estaban a la mesa comiendo con él. María, tomando unos trescientos gramos de perfume de nardo puro, muy caro, perfumó los pies de Jesús y luego los secó con sus cabellos. Toda la casa se llenó del aroma del perfume.
Entonces Judas Iscariote, uno de los discípulos, aquel que iba a traicionar a Jesús, dijo:
-¿Por qué no se ha vendido este perfume por trescientos denarios, para ayudar a los pobres?
Pero Judas no dijo esto porque le importasen los pobres, sino porque era un ladrón y, como tenía a su cargo la bolsa del dinero, robaba de lo que allí ponían. Jesús le dijo:
-Déjala, porque ella estaba guardando el perfume para el día de mi entierro. A los pobres siempre los tendréis entre vosotros, pero a mí no siempre me tendréis.
Muchos judíos, al enterarse de que Jesús estaba en Betania, fueron allá, no sólo por Jesús, sino también por ver a Lázaro, a quien Jesús había resucitado. Entonces los jefes de los sacerdotes decidieron matar también a Lázaro, porque por causa suya muchos judíos se separaban de ellos y creían en Jesús.

El aroma llena toda la casa, toda la comunidad, toda la Iglesia, toda la vida, toda el alma. Esto es lo que consigue María: hacer agradable la vida en la casa, en la comunidad. ¡Qué poco pragmática! Judas sí entiende bien las urgencias: “Los pobres, los pobres; cuánto trabajo hay, cuánto que hacer. Olvidémonos de Jesús, ¿qué importancia tiene…? ¿Qué más da si estamos a gusto en casa, o en la comunidad cristiana, o es simplemente un hotelito, un lugar donde ‘cumplir’ con los ritos religiosos, mientras nos sigamos esforzando por los pobres…?”
María lo ha comprendido de otra manera: a los pobres sí les importa que les llevemos el evangelio vivido en profundidad, experimentado a gusto en la comunidad. Sí les importa que les llevemos el evangelio con amor, y no sólo el pan con pragmatismo.
El evangelio es un despilfarro continuo de amor, Jesús es un derrochador de vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.