10 Abr 2021

¡Hágase! (Lucas 1,26-38)

[Evangelio del domingo, 4.º Adviento – Ciclo B]


Lucas 1,26-38:

En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María. El ángel, entrando en su presencia, dijo:
—Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.
Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél. El ángel le dijo:
—No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.
Y María dijo al ángel:
—¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?
El ángel le contestó:
—El Espíritu Santo vendrá sobre ti y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel, que a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible.
María contestó:
—Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.
Y la dejó el ángel.

La Lectio Divina siempre es una propuesta de lectura y oración «implicante», es decir, para que busquemos en el relato reflejos de nuestra propia vida y nos dejemos iluminar desde él. Ésta es también la sugerencia que hacemos hoy.
El texto del evangelio de este domingo, muy conocido, lo solemos llamar «anunciación a María», pero también podríamos llamarlo «vocación de María». La experiencia de María no está escrita para nosotros como anécdota ni como curiosidad, sino para que nos sirva de modelo con el que confrontar nuestra propia vocación.
Comienza el texto de forma muy clara, desde Dios. El origen de toda vocación, de toda llamada, está en Dios. Él tiene la iniciativa en amor, en perdón, en reconciliación, en llamarnos al servicio de los demás. Dios viene, además, a nuesta realidad cotidiana; el pueblecito de Galilea representa la humildad de la vida. Nadie esperaba que el Mesías naciese en Galilea, pero los planes de Dios rompen nuestros prejuicios constantemente.
La llegada del Señor a nuestra vida quiere llenarnos de alegría; ésta es la primera palabra del ángel: «Alégrate». María, por su parte, siente y reflexiona («se turbó y se preguntaba»), ella está atenta a Dios, es capaz de escucharlo y por ello, cuando Dios se cruza en su vida, todo su ser (sentimiento y razón) se deja impactar por él. Podríamos recapacitar y preguntarnos si nosotros estamos tan abiertos a Dios, si nos damos cuenta de los centenares de veces que pasa a nuestro lado cada día, si sabemos escuchar lo que nos pide.
A continuación, el ángel le transmite un anuncio increíble. A partir de la humildad de María Dios será capaz de hacer cosas inauditas; María dará a luz al Mesías, al Esperado, a aquel que va a darle la vuelta a este mundo injusto como a un calcetín, al que va a poner patas arriba el sistema de opresión en el que vivimos para instaurar la justicia auténtica.
María expresa también su duda; no porque desconfíe, como tantos otros, ante la llamada de Dios, sino porque comprende la enormidad de lo que el ángel le está anunciando. La respuesta del ángel, en el fondo, es sencilla: «No te preocupes, Dios se encarga de todo, para él no hay nada imposible». Y hasta le da un signo del poder y amor de Dios que María no había pedido: Su pariente Isabel ha concebido un hijo en su vejez. También a nosotros Dios nos da multitud de signos en nuestra vida cotidiana; seguramente no serán milagrosos, pero ciertamente son expresión de su inmenso amor por cada uno de nosotros. Lo difícil es estar atentos para captarlos.
La frase final de María, breve y concisa, murmurada en la intimidad de una diminuta aldea de un rincón perdido del Imperio Romano, hace miles de años, parte la Historia de la humanidad en dos, brillando como un fogonazo de luz propia.
Lucas, además de contarnos, con su estilo, cuál fue la experiencia interior de María, también quiere que nos acerquemos a ella, que seamos capaces de escuchar, como María, la llamada de Dios que para cada uno es distinta, que podamos sentirnos interpelados en nuestros sentimientos y en nuestra razón, en todo nuestro ser, que vislumbremos los signos del amor de Dios que nos rodean constantemente y que, por fin, seamos capaces de decir sí a su reclamo, con la confianza de que el mundo entero será distinto, Dios lo hará distinto, gracias a nuestro humilde «hágase en mí según tu palabra».

(Domingo 4.º Adviento – Ciclo B)


Publicidad:

6 comentario en “¡Hágase! (Lucas 1,26-38)

  1. Javi tengo que leer con calma tu explicacion, algo me dice que me va a dar muuuuchooo en que pensar. Pero mientras lo leo y no lo leo…¿te importa decirme (si lo sabes claro) de donde viene la lectio divina? Hace pocos dias me la han pasado, es interesante, pero no se a quien se le ocurrio la idea.

  2. Buf, es una forma de leer la Biblia muy antigua, que se gestó durante tiempo en los monasterios.
    Aunque en realidad «Lectio Divina» es algo tan sencillo como «lectura divina» en latín, y en distintas épocas ha significado distintas cosas, todas relacionadas con la lectura, meditación, oración o enseñanza de la Biblia.
    Hoy en día hablamos de «Lectio Divina» como un método para orar con la Biblia con cuatro momentos: Lectura, meditación, oración y contemplación.

    1. javi, muchas gracias por tu respuesta, y algo mas, impresionante tu comentario del evangelio, no tiene desperdicio.

  3. Gracias, dianitha y princess. Espero que los comentarios os sean útiles. También podéis expresar aquí vuestras opiniones, dudas o sugerencias. Os animamos a hacerlo. Que Dios os bendiga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.