26 Sep 2020

8 de diciembre: La Inmaculada Concepción de la Virgen María

Hoy es un día para dar gracias. Estamos en tiempo de Adviento, tiempo de espera; y la fiesta de hoy llena de color la espera. No esperamos de cualquier manera, nuestra espera está teñida de gratitud; y la gratitud convierte la espera en esperanza.

Génesis 3,9-15.20

-…Adán, ¿dónde estás?
– Oí tu ruido en el jardín y me dio miedo…

La primera lectura nos recuerda que, ante el pecado del hombre y la mujer, Dios los busca; ante nuestro pecado, Dios también nos busca, se acerca, se muestra preocupado, dispuesto, acogedor, quiere poner remedio a la situación.

Efesios 1,3-6.11-12

…Dios nos eligió en la persona de Cristo, antes de crear el mundo, para que fuésemos santos por el amor…

La segunda nos descubre el gran misterio del universo: Desde siempre, Dios ha preparado nuestra salvación, nuestra felicidad, nuestra redención. Desde siempre el amor ha sido el motor del universo entero.

Lucas 1,26-38

…María contestó:
-Aquí está la sierva del Señor, hágase en mí según tu Palabra…

¿Por qué propongo la gratitud como actitud principal en el día de hoy? Para empezar por el doble regalo que recibimos en María:

  1. Dios nos la regala como modeo de ser humano, pura, inmaculada, rompiendo todo pesimismo, afirmando que para Dios es posible sanarnos en raíz.
  2. Además, María también nos hace un regalo, nos regala el sí, nos regala su entrega, su decisión de aceptar la Palabra de Dios y, para ello, nos muestra su capacidad de escuchar, de acoger la Palabra de Dios.

Si el ser humano está herido desde la raíz por el mal, tanto que a veces nos parece imposible huir de él, Dios es capaz de ir más profundo todavía y sanarnos. Éste es el gran mensaje de la Navidad, preparado desde María, preparado desde toda la eternidad.
Alegrémonos y demos gracias, se acerca nuestra liberación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.