5 Dic 2020

Curación de un epiléptico (Marcos 9,13-28)

Marcos 9,13-28:

14 Cuando llegó a donde estaban los discípulos, vio una gran multitud alrededor de ellos, y escribas que disputaban con ellos. 15 Y en seguida toda la gente, viéndole, se asombró, y corriendo a él, le saludaron. 16 El les preguntó: ¿Qué disputáis con ellos? 17 Y respondiendo uno de la multitud, dijo: Maestro, traje a ti mi hijo, que tiene un espíritu mudo, 18 el cual, dondequiera que le toma, le sacude; y echa espumarajos, y cruje los dientes, y se va secando; y dije a tus discípulos que lo echasen fuera, y no pudieron. 19 Y respondiendo él, les dijo: ¡Oh generación incrédula! ¿Hasta cuándo he de estar con vosotros? ¿Hasta cuándo os he de soportar? Traédmelo. 20 Y se lo trajeron; y cuando el espíritu vio a Jesús, sacudió con violencia al muchacho, quien cayendo en tierra se revolcaba, echando espumarajos. 21 Jesús preguntó al padre: ¿Cuánto tiempo hace que le sucede esto? Y él dijo: Desde niño. 22 Y muchas veces le echa en el fuego y en el agua, para matarle; pero si puedes hacer algo, ten misericordia de nosotros, y ayúdanos. 23 Jesús le dijo: Si puedes creer, al que cree todo le es posible. 24 E inmediatamente el padre del muchacho clamó y dijo: Creo; ayuda mi incredulidad. 25 Y cuando Jesús vio que la multitud se agolpaba, reprendió al espíritu inmundo, diciéndole: Espíritu mudo y sordo, yo te mando, sal de él, y no entres más en él. 26 Entonces el espíritu, clamando y sacudiéndole con violencia, salió; y él quedó como muerto, de modo que muchos decían: Está muerto. 27 Pero Jesús, tomándole de la mano, le enderezó; y se levantó. 28 Cuando él entró en casa, sus discípulos le preguntaron aparte: ¿Por qué nosotros no pudimos echarle fuera? 29 Y les dijo: Este género con nada puede salir, sino con oración y ayuno.

Esta página del Evangelio de Marcos me parece preciosa… Aunque alguien podría decir: «¿Preciosa? ¿Qué tiene de preciosa, con un epiléptico, echando espuma por la boca, el pobre, y Jesús tirándose de los pelos y diciendo a sus amigos: ‘¿Hasta cuando tendré que soportaros?’ »

Pues sí, a mí me parece que es preciosa porque podemos ver cómo Marcos nos retrata a nosotros mismos.

– Los discípulos no han podido curar al muchacho, y Jesús les dice que les falta fe. No que tengan poca, que ya sería algo, les dice directamente que no tienen.

– El padre del enfermo le pide a Jesús que tenga misericordia y que, si puede, haga algo.
Jesús le responde con claridad: «Todo es posible para el que tiene fe»
El padre entonces grita: «¡Creo, pero ayúdame a tener más fe!»

Aquí es donde nos retrata el evangelio. Esta es la grandeza y la limitación del creyente: Creemos, pero también dudamos. Tenemos fe, pero necesitamos ayuda.

– El niño, al final, es curado por Jesús, que muestra su misericordia, tal como el padre del chico le había pedido.

– ¿Y nosotros?
A veces, como el enfermo del evangelio, nos quedamos mudos ante el sufrimiento, ante el dolor, ante la injusticia.
A veces podemos ser tan críticos con los demás que es como si echásemos espumarajos por la boca, como el epiléptico.
A veces podemos quedarnos rígidos, es decir, inmóviles, inactivos; quedarnos quietos en el camino en lugar de seguir a Jesús, en vez de trabajar por la justicia.

De todo esto Jesús también nos cura, y sólo pide un poquito de fe.

Un pensamiento en “Curación de un epiléptico (Marcos 9,13-28)

  1. Yo sufro de lo mismo e hido al c Ignacio no tuve ninguna mejora, tambiem fui a diversos medicos los cuales no pudieron solucionar mis problema, yo oro para sanarme ya que tengo una familia y mo consigo esr milagro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.