5 Dic 2020

La conversión de san Pablo (2ª de 12) Contexto

Contexto histórico – Los primeros cristianos

Los cristianos al principio eran todos judíos. Todavía no se les había ocurrido la idea de predicar también a los no judíos (los «paganos» o «griegos» o «gentiles», todo significa lo mismo). Creían que Jesús era el Mesías, es decir, el que estaban esperando los judíos. Ellos no habían dejado de ser judíos para convertirse en cristianos, eran judíos que aceptaban a Cristo. Por esto seguían con sus costumbres judías normales (orar en el Templo de Jerusalén, reunirse los sábados en las sinagogas, etc.)
Los demás judíos los veían como un grupito de judíos más, un grupito raro, pero nada del otro mundo. Había muchos grupitos distintos dentro del judaísmo (esenios, fariseos, saduceos, etc.), cada uno tenían sus ideas, pero todos eran igualmente judíos.
Sin embargo, algunos judíos celosos de la ley de Moisés comenzaron a sospechar de los cristianos. Decían que su actitud no era de buenos judíos, que no se tomaban bastante en serio la ley, que por su culpa las costumbres judías se iban a perder poco a poco, como sucedía en ciudades como Tarso.
Pablo era uno de esos judíos celosos de la ley que la emprendió contra los cristianos. Él estaba convencido de que era fiel a Dios, de que Dios mismo le pedía que persiguiese a esos que no se tomaban en serio su ley. Además, los cristianos eran tan «raros» que decían que Jesús era el Mesías, pero que había muerto en una cruz. ¿Cómo podía el Mesías de Dios fracasar así? Esto era imposible de entender para Pablo. El Mesías, cuando llegase, tenía que arrasar al ejército romano. O al menos así lo pensaban muchísimos judíos.

(Todas las entradas de este tema AQUÍ)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.