9 Ago 2020

Hagamos una fiesta! (Marcos 13,24-32)

[Evangelio del domingo, 33.º Tiempo Ordinario – Ciclo B]


Marcos 13,24-32:

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos:
—Por esos días, después de aquella tribulación, el sol se oscurecerá, la luna no dará su resplandor, las estrellas irán cayendo del cielo, y las fuerzas que están en los cielos serán sacudidas.
»Y entonces verán al Hijo del hombre que viene entre nubes con gran poder y gloria; entonces enviará a los ángeles y reunirá de los cuatro vientos a sus elegidos, desde el extremo de la tierra hasta el extremo del cielo.
»De la higuera aprended esta parábola: cuando ya sus ramas están tiernas y brotan hojas, sabéis que el verano está cerca. Así también vosotros, cuando veáis que sucede esto, sabed que El está cerca, a las puertas. Yo os aseguro que no pasará esta generación hasta que todo esto suceda.
»El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán. Mas de aquel día y hora, nadie sabe nada, ni los ángeles en el cielo, ni el Hijo, sino sólo el Padre.

El capítulo 13 del evangelio de Marcos nos presenta un discurso de Jesús lleno de símbolos del futuro. La comunidad cristiana sufrirá la persecución y el mundo entero, fracturado, anhelará la salvación. En esa situación de dificultad, Dios nunca abandonará su creación, estará siempre cerca de nosotros, inspirándonos la palabra oportuna, dándonos esperanza y serenando nuestro corazón.

La comunidad cristiana de Marcos ya vivía la persecución y la hostilidad de un mundo que no les entendía; por eso, estas palabras del evangelio la consolaban en su sufrimiento. El fragmento que leemos este domingo nos presenta diversos símbolos: la venida del Hijo del hombre; la parábola viviente de la higuera; el día y la hora…

En textos del Antiguo Testamento se presenta al Hijo del hombre como un personaje enigmático, asociado al juicio sobre la tierra. Los justos iban a recibir el premio eterno y los injustos y opresores el castigo definitivo. El evangelio de Marcos cambia la misión del Hijo del hombre y le da una perspectiva del todo positiva: Reunir a sus elegidos, dispersos por toda la creación. El matiz es muy interesante: Somos nosotros los que estamos dispersos, los que nos hemos alejado, los que encontramos dificultad en congregarnos, en vivir unidos y en paz. La dispersión puede ser un símbolo de nuestra propia insatisfacción interior, de nuestro anhelo de algo más que nos una con nosotros mismos y con los demás. A veces, nuestros pensamientos y nuestros deseos se pelean; encontramos dentro de nosotros desajustes que no nos dejan ser felices y podemos buscar el equilibrio y la paz en soluciones externas, vacías y falsas. A veces, es nuestra relación con los demás la que está fracturada, especialmente con los que tenemos más cerca. Puede ser, incluso, que la fractura esté producida por causas mínimas, sin ninguna importancia, y que la falta de diálogo, de comunicación, de humildad y sinceridad hagan crecer el problema hasta llegar a discusiones sin sentido.

También hay dispersión dentro de los grupos, dentro de las organizaciones, de las sociedades y países, cuando cada uno piensa solo en sí mismo y en sus intereses y se olvida de construir un mundo mejor para todos

La imagen de Jesús, Hijo del hombre, reuniendo, congregando, sanando heridas, restituyendo amistades rotas, reconstruyendo la sociedad humana en el fin de los tiempos es extremadamente estimulante. Quizá esa sera la vocación de todo cristiano, de toda persona, vivir como si ya hubiese llegado el fin del mundo, colaborar con Jesús preparando la gran reunión de todos los hijos de Dios, organizando la inmensa fiesta de la fraternidad que todos soñamos y deseamos desde el fondo de nuestra alma.

(Domingo 33.º Tiempo Ordinario – Ciclo B)

6 comentario en “Hagamos una fiesta! (Marcos 13,24-32)

  1. Una visión muy curiosa de este texto, Javi. Nunca lo había visto desde esa perspectiva, la veo mucho más apocalíptica que buenrollista, si me permites la expresión.
    Una cosa que me raya mucho de texte texto es la última frase: si Jesús y Dios son el mismo, ¿cómo es posible que Dios sepa algo que Jesús no sabe? Demasiadas veces en el Evangelio veo yo a Jesús referirse a Dios como a alguien diferente de sí mismo…

    PD: Pero algo es seguro; si ni los ángeles del cielo saben cándo será el fin del mundo, menos van a saberlo los Mayas 😛

    PD2: Todo lo que tenga que ver con el Apocalipsis me da MUY mal rollo.

    1. Tienes razón, Estelwen, en que el tono y el estilo del capítulo es apocalíptico; yo he querido subrayar el tono positivo porque en realidad todos los textos apocalípticos vienen a insistir en que Dios salva, solo que van dirigidos a comunidades perseguidas, por eso están llenas de símbolos que parecen catastróficos y el bien está tan escondido. Cuando alguien sufre de poco le valen los discursos «buenistas».

      Hace algún tiempo escribí unas entradas sobre el Apocalipsis que quizá te resulten interesantes:
      https://www.bibliayvida.com/temas/apocalipsis/
      Por ejemplo:
      ¿Conocías el Apocalipsis?
      ¿De qué me sirve el Apocalipsis?
      Así comienza el Apocalipsis.

      El texto que mencionas, en que dice que Jesús no conocía «el día y la hora» ha hecho correr ríos de tinta. Lo que está en juego en el fondo es la conciencia humana de Jesús. Los dos extremos fáciles de comprender son: (1) Jesús es Dios que se hace pasar por ser humano, al estilo de los dioses griegos, que, de cuando en cuando, se dan un garbeo por el mundo de los humanos. (2) Jesús es solo un hombre, iluminado por Dios.
      Según (1), no tendría sentido que Jesús desconociese la fecha del fin del mundo. Según (2) sería lo normal.
      Pero el cristianismo desde el principio rechazó las dos formas simples de ver a Jesús y mantuvo (y mantiene), que en Jesús, es Dios mismo el que se ha acercado hasta nosotros, pero en forma totalmente humana. Por eso pensamos que la conciencia humana de Jesús tenía límites, como la tiene la nuestra, porque somos humanos, sin que eso signifique que no sea Dios. El tema no es nada sencillo, y es fácil perderse en matices que, quizá, tampoco sean interesantes. Lo importante del texto de Marcos es que algunos cristianos ya habían empezado a hacer cábalas extrañas con numeritos de aquí y de allá para adivinar la fecha exacta del fin del mundo y el evangelista quiere recordarles que Jesús no quiso decir nada de eso, sino que les exhortaba a algo más vivencial: velar, vivir como ya salvados.

      Saludos!

  2. Primera vez que veo esta página, creo es seria, responsable y dispuesta a dar explicaciones sobre todo en estos temas en que la generalidad de las personas nos sentimos temerosas y angustiadas, mas en estos tiempos difíciles, coincidentes con las lecturas y evangelio del domingo(18 -nov). Gracias por su comentario.Sea siempre bondadoso, muy explícito en los comentarios, que todo el mundo lo entienda y aumentemos nuestra fe en la Palabra de Dios.

    1. Bienvenida, maria elena. Espero que las reflexiones de esta página te sean útiles. También puedes participar añadiendo tus propios comentarios. Así aprendemos entre todos.

  3. solo algo aporto: JESÚS DEJA TODA LA AUTORIDAD EN SU PADRE, COSA ENTENDIBLE DE PARTE DE ALGUIEN QUE YA AFIRMA, HE VENIDO PARA HACER LA VOLUNTAD DE MI PADRE, ESTE ES SU ÚNICO ALIMENTO.
    ¿SERÁ MALA COSA QUE UN BUEN HIJO, DEJE QUE SEA SU PADRE EL ÚNICO QUE TIENE LA ÚLTIMA PALABRA¡?
    AL FINAL: NADIE EXCEPTO EL PADRE SABEN EL DÍA Y LA HORA.
    QUE HORRIBLE SABERLO YO, NO LES PARECE???

  4. DIOS TODO LO HACE BIEN. DESDE LA PRIMERA A LA ÚLTIMA COSA. LO DIGO POR MI MISMO. POR LAS MUCHAS MARAVILLAS QUE HA OBRADO HASTA HOY EN MI, EN MI FAMILIA, EN MI CÍRCULO Y FUERA DE EL, ES LO QUE VEO.
    LLAMADOS A LA CONVERSIÓN, AL CAMBIO DE VIDA.
    !COBRA ÁNIMO. LEVANTA LA CABEZA: SE ACERCA NUESTRA LIBERACIÓN Y PUNTO!!!
    ABRAZOS Y BENDICIONES PARA TODOS, EN JESÚS, REY DE REYES, SEÑOR DE SEÑORES. QUE LA VIEGEN SANTÍSIMA NOS PROTEJA. ABSOLUTAMENTE PARA TODOS, EN PARTICULAR PARA SUS QUERIDAS FAMILIAS.

    A

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.