Domingo: Mateo 9,9-13

El martes pasado ya hice el comentario de este texto, pero hoy os dejo la Palabra de Dios, para que podáis meditarla despacio.
¡Ah!, por cierto, donde pone “Mateo”, pon tu nombre… así el pasaje será más sugerente y nutritivo.

Mateo 9,9-13:
Jesús vio a un hombre llamado Mateo, que estaba sentado en el lugar donde cobraba los impuestos para Roma. Jesús le dijo:
-Sígueme.
Mateo se levantó y lo siguió.

Sucedió que Jesús estaba comiendo en la casa, y muchos cobradores de impuestos, y otra gente de mala fama, llegaron y se sentaron también con Jesús y sus discípulos. Al ver esto, los fariseos preguntaron a los discípulos:
-¿Cómo es que vuestro maestro come con los cobradores de impuestos y los pecadores?
Jesús los oyó y les dijo:
-Los que gozan de buena salud no necesitan médico, sino los enfermos. Id y aprended qué significan estas palabras de la Escritura: “Quiero que seáis compasivos, y no que me ofrezcáis sacrificios”. Pues yo no he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.