Domingo 1 Cuar.: Las tentaciones de Jesús en el desierto

Domingo 1º Cuaresma C: Las tentaciones de Jesús en el desierto

Comentario al evangelio del domingo
Lucas 4,1-13

Jesús, lleno del Espíritu Santo, volvió del Jordán y, durante cuarenta días, el Espíritu lo fue llevando por el desierto, mientras era tentado por el diablo.
Todo aquel tiempo estuvo sin comer, y al final sintió hambre.
Entonces el diablo le dijo:
—Si eres Hijo de Dios, dile a esta piedra que se convierta en pan.
Jesús le contestó:
—Está escrito: «No sólo de pan vive el hombre».
Después, llevándolo a lo alto, el diablo le mostró en un instante todos los reinos del mundo, y le dijo:
—Te daré el poder y la gloria de todo eso, porque a mí me lo han dado y yo doy a quien quiero. Si tú te arrodillas delante de mí, todo será tuyo.
Jesús le contestó:
—Está escrito: «Al Señor tu Dios adorarás y a él sólo darás culto».
Entonces lo llevó a Jerusalén y lo puso en el alero del templo y le dijo:
—Si eres Hijo de Dios, tírate de aquí abajo, porque está escrito: «Encargará a los ángeles que cuiden de ti», y también: «Te sostendrán en sus manos, para que tu pie no tropiece en las piedras».
Jesús le contestó:
—Está mandado: «No tentarás al Señor tu Dios».
Completadas las tentaciones, el demonio se marchó hasta otra ocasión.

Os dejo hoy un comentario que he encontrado en el Misal de la Comunidad:

La vida humana está llena de pruebas. La seducción asalta a las personas y a los grupos. Muchos hombres están heridos por la tentación, cuando no vencidos por ella. Entre las múltiples pruebas que nos acechan, tres sobresalen por su importancia.
Somos tentados para que nos extralimitemos sobre nuestras posibilidades. Nos atrae desmesuradamente encontrar una fórmula que nos haga como dioses, conocedores y poseedores de la fuente de la vida. ¿Se puede encontrar un uno mismo el principio vital que nos ayude a recuperar las fuerzas perdidas? ¿Tenemos un pan propio que llegue a saciar el deseo de sobrevivir sin desgastarse? Cuando encontramos este pan, ¿no hemos convertido las piedras en pan, en fuente de nuestra propia debilidad?
Vivir con esperanza no es fácil. Tener constantemente una actitud de superación, tampoco. Por ello, las personas y los grupos buscan motivos espectaculares para mantener la fe; muchos esperan signos contundentes para creer. Pero los mesías no andan por los aleros de las casas altas para que nosotros creamos al verlos caer sin hacerse daño.
Otra seducción que asalta al hombre es la voluntad de poder o de dominio. Avasalla a todos y es origen de los grandes males sociales. La voluntad de poder segrega las clases e impide organizar unas estructuras en las que sea posible la igualdad humana, la libertad y la fraternidad.
Estas tres pruebas han asaltado también a Jesús. Su actitud es motivo de esperanza, pues muestra que el hombre puede enfrentarse a ellas con confianza de éxito.

Y por último la escena de la película «El hombre que hacía milagros» en la que aparecen las tentaciones, muy sugerente: www.youtube.com/watch?v=nKaVryH5eDM

3 thoughts on “Domingo 1 Cuar.: Las tentaciones de Jesús en el desierto

  1. el video genial y ultimamente no se si no ando muy inspirada pero no soy capaz de añadir gran cosa a tus cometarios ya sean escritos por ti o no.
    Si te dire de este ultimo comentario que has puesto que me quedo sobre todo con las siguientes palabras:
    "Muchos hombres están heridos por la tentación, cuando no vencidos por ella…" entiendo muy bien lo que significa eso de heridos por la tentacion y lo de vencidos por ella. Has puesto palabras a algo que no sabia como expresar y en lo que he estado pensando mucho ultimamente.
    tambien me quedo con:
    "Vivir con esperanza no es fácil. Tener constantemente una actitud de superación, tampoco." eso lo se muy bien. ¿quien no lo sabe? creo que es algo que todo el mundo a experimentado alguna vez.
    aunque que no sea facil no sigifica que no se pueda.
    Y por supuesto me quedocon esto ultimo:
    "Estas tres pruebas han asaltado también a Jesús. Su actitud es motivo de esperanza, pues muestra que el hombre puede enfrentarse a ellas con confianza de éxito." Aqui si que no puedo añadir nada.
    Un comentario, claro, sencillo y contudente, gracias por ponerlo.

  2. Hola, qué tal, muy chulo eso de ambientar la "meditación" con los dibujos animados…
    Bueno a mi las tentaciones en Jesús siempre me han impresionado, la de la utopía materialista generalmente atea, la del pecado puro y duro (adorar al diablo) que se salta la Ley de Dios para triunfar en el mundo y la del creyente que quiere tentar o manipular constantemente a Dios; pero sobre todo el modo de vencerlas. Jesús, como hombre, nos enseña que ni él se fía de sí mismo y responde a ellas con la Palabra de Dios. Es decir que ante la duda, no responde lo que cree mejor, lo que él piensa, lo que le parece sino que cuando es tentado en las tres ocasiones va a algo objetivo, "externo", fiable, porque hasta su pensamiento puede estar equivocado. Somos muy listos para darnos respuestas que nos convienen y justificar lo que hacemos así que yo aprendo de Él a no fiarme de mí cuando estoy tentada porque es cuando en peor situación nos encontramos para responder. Entonces es cuando la Palabra transmitida en la Comunidad es nuestra Salvación.
    Jesús cuando enseña como Hombre y como Dios, habla Él, piensa Él, ama Él, pero en la tentación ni Jesús se fio de sus pensamientos; para su respuesta ética correcta, Dios mismo como hombre, pues Dios no puede ser tentado, pensó:"¿Qué dice la Palabra de Dios?", en las tres ocasiones. Así nos enseñó cómo no engañarnos ni ser engañados, pues nosotros pensamos como hombres no como Dios. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>