¿Pablo misógino? (4 de 7) ¡Callénse!

1 Corintios 14
Llegamos a una cita especialmente enervante (“que excita los nervios o pone nervioso”, según la RAE):

Las mujeres cállense en las asambleas; que no les está permitido tomar la palabra antes bien, estén sumisas como también la Ley lo dice. Si quieren aprender algo, pregúntenlo a sus propios maridos en casa; pues es indecoroso que la mujer hable en la asamblea. (vv. 34-35)

¡Aquí sí, se dirá,se demuestra el odio que Pablo tiene hacia las mujeres!
Bueno, pues sí y no… me explico: Leer un texto fuera de contexto es la mejor manera de no entenderlo. Estos dos versículos, ciertamente insultantes para las mujeres, pertenecen al final del cap. 14 de la primera carta a los Corintios (vv.26-40). Os recomiendo que los leáis para entender de qué va Pablo. Resulta que en la comunidad de Corinto hay muchos, digamos, “iluminados” e “iluminadas” que “hablan en lenguas” en la asamblea. El fenómeno de “hablar en lenguas” debió de ser bastante curioso. Nosotros ciertamente nos carcajearíamos si les viésemos murmurando frases indescriptibles y creyendo que el Esíritu Santo se manifestaba a través de aquel galimatías… Pero tenemos que reconocer que eran otros tiempos, y que aquella era una forma habitual de creencia en la época. Pablo, que es más racional (más “como nosotros”, podríamos decir), no ve con buenos ojos aquel jaleo y confusión que se formaba en las asambleas, y está decidido a poner las cosas en su sitio. Por ello insiste en que las cosas se hagan con orden, con decoro y que no se atropellen todos los que quieran hablar en la asamblea. En este contexto habría probablemente un grupo de mujeres que se pasarían hablando en la asamblea de Corinto, y a ellas (y sólo a ellas) va dirigida la imposición que hemos leído.
Ojo, esto es importante, Pablo nunca ha dicho que ninguna mujer debe hablar en ninguna asamblea eclesial de ninguna parte del mundo (aunque por desgracia, algunos interpretaron así sus palabras), Pablo está atajando un problema concreto con un grupo de mujeres concretas de una comunidad naciente e inexperta.

(Todas las entradas de este tema AQUÍ)

3 thoughts on “¿Pablo misógino? (4 de 7) ¡Callénse!

  1. ¿De veras? Una preguntita tonta, ¿de dónde sacas eso de que se refería en concreto a un grupo de mujeres? Porque a mí me parece que habla en general; al final, de hecho, utiliza el genérico “la mujer”, hablando del género femenino como un todo. No es por contradecirte, pero es que leí esa carta y en ningún momento leí yo nada que me hiciera pensar que se dirigía a un grupo de mujeres en concreto ^^UUUUU

    • Si se hubiese referido a un grupo de mujeres en particular, la frase podría haber sido “estas mujeres, o aquella mujeres” y no Las Mujeres.

  2. No creo que sea ninguna pregunta tonta, de hecho puede dar la clave de la interpretación más adecuada de este texto.
    La idea la saco, como explico en la entrada, del contexto y de la situación en Corinto que se ve reflejada en las dos cartas (que quizá sean más de dos) que hoy conocemos.
    Yo lo veo de la siguiente forma: o bien (opción 1) la frase va dirigida a la comunidad concreta de Corinto con sus problemas y a aquellas mujeres o bien (opción 2) Pablo está sugiriendo que todas las mujeres cristianas del mundo deben estar siempre calladas en la asamblea.
    Pero resulta (y eso lo veremos en otros días) que Pablo menciona en otras cartas a diversas evangelizadoras, algunas colaboradoras suyas. ¿Cómo iban a evangelizar calladas? ¿O es que evangelizaban de uno en uno y nunca exponían el evangelio en la reunión? Personalmente, me parece poco probable la segunda opción, me quedo con la primera.
    Pero,insisto, no quiero sentar cátedra, el debate está servido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.